El entrenamiento cardiovascular


Vamos a realizar una introducción al sistema de entrenamiento cardiovascular. A este, por su importancia, nos vamos a referir continuamente a lo largo de la mayoría de los artículos aquí publicados en lo referente a la perdida de grasa adiposa, estabilización de la relación entre HDL y LDL (colesteroles bueno y malo), mejora del sistema circulatorio y prevención de enfermedad cardiaca, entre otros.

En sentido casi teórico puro, entendemos por entrenamiento cardiovascular al entrenamiento aeróbico, siendo este el que se realiza en presencia del oxigeno y oxidación de ácidos grasos y glúcogeno, con poca producción de ácido láctico y sin la presencia de acumulaciones de este, siendo inferiores a los 4 ngr/mol y promoviendo por una parte su metabolismo hepático a ATP, y por otra, su eliminación parcial.

Si atendemos mas al concepto deportivo y practico, entendemos por entrenamiento cardiovascular, aquel que es realizado a una intensidad de baja a moderada, por un tiempo superior a los 20 minutos y en el cual, la frecuencia cardiaca se encuentra en entre el 60 al 85% de la Frecuencia Cardiaca Máxima teórica de cada persona, lo que se conoce como trabajo en rango aeróbico. De este tipo de entrenamiento es del que mas beneficios vamos a obtener en lo que se refiere a la perdida de tejido graso y aumento de la capacidad cardiopulmonar.

En el ámbito deportivo, el uso del entrenamiento aeróbico tiene el principal fin de conseguir que el cuerpo sea capaz de captar de la atmósfera una cantidad de oxigeno igual a la que su actividad le demanda. En la practica deportiva, el entrenamiento aeróbico se puede cuantificar aplicando dos parámetros: el Ácido láctico y el VO2 Max (cantidad máxima de oxígeno que el organismo puede tomar y emplearla para el ejercicio). Estos dos cálculos nos permiten calcular la máxima intensidad de trabajo que se le puede aplicar al individuo. Hablaremos mucho mas en profundidad mas delante de las aplicaciones de estos cálculos a la hora de estructurar el entrenamiento deportivo en las determinadas especialidades.

Veamos un pequeño listado de las principales virtudes que se le atribuyen al entrenamiento Aeróbico o cardiovascular:

· Corazón mas grande, con mas peso, volumen y fuerza en su miocardio, que le permite latir con menos esfuerzo y frecuencia, expulsando mas sangre en cada sístole

· Mas capilares, hasta un 45%

· Mayor elasticidad en los vasos, mejor conducción sanguínea

· Mayor numero de glóbulos rojos (habitualmente, en deportistas mas de 5 millones en contero clínico)

· Mayor cantidad de hemoglobina

· Mayor capacidad para mantener el Ph sanguíneo dentro de los limites

· Menos grasas y sustancias lipoides en la sangre, mas facilidad para eliminar residuos y mas facilidad de conducción de nutrientes a las células

· Hipertrofia de la musculatura respiratoria

· Pulmones mas potentes y voluminosos

· Mas alvéolos pulmonares funcionando

· Mas capilares por alveolo y por pulmón

· Metabolismo mas eficaz

· Mayor velocidad del sistema nervioso central sobre la realización de acciones y su control motor

· Mejora en las funciones del sistema parasimpático y recuperación.

Visto así, el entrenamiento cardiovascular es algo que no podemos por poco que dejar pasar por alto, como parte complementaria o fundamental de nuestro entrenamiento, dependiendo de cual sea nuestra especialidad deportiva, enfocado ya de un u otra manera. Todo esto, lo iremos viendo mas adelante, mientras, salud y buen entrenamiento.





Recibe nuestras ofertas


Acepto las Condiciones

Creado por: Camaltec Ibérica Copyright © FormaTolal