Y el verano aquí al lado!


Y ya llegó, una de las temporadas más curiosas del año en el mundo de la estética y los gimnasios...el “Síndrome PRE-bikini”, o como me gusta llamarlo a mí, el síndrome de... “¡¡¡Dios, que quedan tres meses para junio!!!!!!”.

Es de lo más gracioso y variopinto, y agrupa todo tipo de personas que quieren volver a usar al menos, la misma talla de traje de baño que el año anterior. Pero bajo este tipo, encontramos también muy diversos casos: desde mujeres que acaban de pasar por un parto, estudiantes a los que febrero los ha dejado con la forma física por los suelos, practicantes y deportistas que por diversas ocupaciones no pueden hacer del deporte todo su habito de vida tal y como les gustaria... un mundo.

Vamos por tanto, a tratar de dar una visión de conjunto a este problema, tanto al que se enfrenta a una perdida sustancial de peso como al que quiere recuperar la forma perdida. En la sección de nutrición informativa, encontrareis de todas formas el articulo “Normas y preceptos básicos de una alimentación adecuada”, pero aun así, daremos algún detalle de nutrición aquí, lo cual, será básico para llegar a junio con mejor figura.

Por poco que nos guste, el paso numero uno es la alimentación. En estas fechas, lo habitual es comenzar con las rigideces, privarse de comer y buscar aceleradamente una perdida de grasa, lo cual de esta forma, no es solo inefectivo sino dañino al cuerpo, pues lo sometemos a un estado de privación que lo único que hace, es que este se cierre a eliminar grasa, pierda masa muscular y acumule todo lo que le venga... ponemos al cuerpo en estado de alerta. Sé que es raro que nos entre en la cabeza... pero para perder peso, tenemos que comer. El truquito esta en acostumbrar al cuerpo a darle justo lo que necesita cada poco tiempo. 5 comidas diarias, con la cantidad adecuada de cada nutriente, pondrá al cuerpo en disposición de no tener la necesidad de acumular alimentos en forma de grasa, lo que favorecerá por otros medios que la eliminemos.

Por otra parte, la premisa máxima esta en el control. Hay que saber dotar al cuerpo de una serie de hábitos alimenticios, los cuales seamos capaces de mantener, sobre todo, a la hora de eliminar de la alimentación productos tales como los fritos, los dulces y reposterías, el azúcar refinada, las grasas saturadas y de origen animal, el alcohol y las bebidas azucaradas, los lácteos grasos en determinados casos...

Debemos dar al cuerpo alimentos sanos y frescos: proteínas de los huevos, carnes magras, pescados, lácteos desnatados... hidratos de carbono de la patata, arroz, pastas y vegetales y hortalizas, así como grasas provenientes, esto muy importante, de fuentes grasas poliinsaturadas, como el aceite de oliva, el de lino, el de germen de trigo...

También será muy importante que bebamos mucho agua diaria, intentando mantenerlo alrededor de los dos litros diarios, a ser posible entre comidas a lo largo del día. Deberemos establecer un orden de porcentajes ascendente descendente entre hidratos y proteínas, aumentando la cantidad de proteínas y disminuyendo la de hidratos conforme pasa el día.

Básicamente, esto en lo que concierne a la alimentación, algo bastante general; vamos a ver la sección del entrenamiento y ejercicio físico

Salud y buen provecho.





Recibe nuestras ofertas


Acepto las Condiciones

Creado por: Camaltec Ibérica Copyright © FormaTolal